"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



viernes, 18 de agosto de 2017

Un español fue un enfermero improvisado en un campo nazi de las Islas del Canal de la Mancha

Hay historias que parecen sacadas de la imaginación, pero son totalmente reales.

Hemos comentado que en torno a 10000 españoles fueron deportados a los campos nazis. Hubo españoles casi en la práctica totalidad de dichos campos, aunque fue Mauthausen el campo que albergó el mayor número.

Los deportados fueron utilizados como mano de obra esclava y concretamente en algunas zonas su trabajo fueron utilizados  para reforzar fortificaciones o construir trincheras, casamatas o líneas defensivas.

El único territorio británico que fue ocupado por las tropas alemanas fueron las Islas del Canal de la Mancha (Jersey, Guernsey y Alderney). Allí se fortificaron las islas con el fin de prevenir el ataque de los aliados.



Una imagen insólita: un bobby inglés da instrucciones a un soldado alemán ocupante

Y alli fueron llevados españoles. Aunque la cifra concreta de deportados es desconocida, Martí Crespo en su libro: Esclavos de Hitler, menciona un total aproximado de 11800 personas de diferentes nacionalidades, entre ellos 1500-2000 españoles. Estos procedían de Francia y fueron capturados por los alemanes tras formar parte de las Compañias francesas de Trabajadores Extranjeros. Otros españoles fueron directamente capturados por los alemanes y llevados a las Islas del Canal. Los españoles encuadrados como trabajadores esclavos en la organización Todt fueron los encargados de llevar a cabo las fortificaciones de la Muralla del Atlántico.

En la Isla de Jersey llegó a haber 19 campos y en la de Guernsey 4, dónde llegó a haber 500 españoles.

Las condiciones en las que vivieron los deportados tanto españoles como polacos, o soviéticos fueron totalmente deplorables. Como siempre, frío, hambre, castigos y explotación hasta la muerte.

Martí Crespo cuenta en su libro la historia de Vicente Gasulla Solé, que actuó como un improvisado enfermero que ayudó a otros deportados. Con medios muy precarios y escasos intentaban ayyudar a otros, como siempre, la solidaridad. Había incluso dos médicos llamados Terradas y García.

Las islas del Canal fueron abandonadas por los alemanes y cuando llegaron nuevamente los británicos metieron en campos otra vez a los trabajadores esclavos, ya que ¡habian colaborado con los nazis!

La II Guerra Mundial acabó y alguno de los españoles sobrevivientes se establecieron en Francia o incluso se quedaron a vivir en las islas. En su país como siempre: el olvido.

Uno de los sobrevivientes españoles, Francisco Font, conoció a una joven isleña, Catherine Fox, se casaron, y hoy uno de sus hijos, Gary Font, lucha por mantener el recuerdo de todos los trabajadores forzados obligados por los nazis a trabajar hasta la muerte.




Gary Font

Gary Font, preside el homenaje anual a los esclavos de Hitler. Un monumento, Westmount Memorial, recuerda a las 16000 victimas. Todos los años hay representaciones de alto nivel enviadas por los paises representados, España y su gobierno ¿dónde está?

Westmount Memorial 
Este post contiene información de la obra de Martí Crespo. Esclavos de Hitler. Republicanos en los campos nazis del Canal de la Mancha.

domingo, 25 de junio de 2017

La casa de la esperanza. Una historia del Zoo de Varsovia

Se acaba de estrenar la película "La Casa de la Esperanza". En ella se refleja la historia de los responsables del Zoo de Varsovia durante la ocupación nazi y de como ocultaron y salvaron  a muchos judíos.


Jan y Antonina Zabinski ocultaron en los sótanos del Zoo de Varsovia a muchos judíos. El zoo se convirtió en un lugar de tránsito hacia zonas más seguras.




En una entrada anterior de este blog ya nos habíamos referido a estos dos salvadores y a las intenciones de los nazis de recrear los uros, una especie de bisonte ya desaparecido y que para ellos era un símbolo de la pureza aria.

Jan y Antonina Zabinski fueron honrados por Israel  como Justos entre las Naciones.

Antonina Zabisnki

Jan Zabinski

domingo, 18 de junio de 2017

París homenaje a un protagonista de la Historia. Francisco Boix, un fotográfo en el campo nazi de Mauthausen (Austria)

Finalizada la II Guerra Mundial, las potencias vencedoras sentaron en el banquillo a los principales jerarcas nazis que fue posible detener y juzgar.

Las acusaciones sobre los crímenes de guerra y la pertenencia a un orden criminal fueron los principales cargos contra los acusados. De aquel juicio nace la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por ello nadie puede negar la trascendencia de ese juicio y de sus consecuencias.

En aquel proceso se trajeron a colación infinidad de documentos y se proyectaron por primera vez documentales sobre las atrocidades cometidas en los campos nazis de concentración y exterminio. Algunos de los acusados, caso de Kaltenbrunner, no sólo negaron su conocimiento o participación en aquellas acciones sino que incluso llegaron a negar que hubieran pisado un sólo campo. Hacían estas afirmaciones con total tranquilidad ya que sabían que las pruebas de su visita a los campos habían sido destruidas.
Himmler y Kaltenbrunner visitando Mauthausen

Primer Juicio de Nuremberg

Entonces el tribunal llamó a declarar a un sobreviviente del campo de Mauthausen (Austria),  un español llamado Francisco Boix. Francisco Boix, con la ayuda de otros españoles y la colaboración de Ana Pointer, que vivía en el pueblo de Mauthausen, sacaron clandestinamente del campo los negativos que probaban tanto los crímenes allí cometidos como la presencia de algunos de los acusados en el campo. Nadie ya lo podía negar. El testimonio de Francisco Boix fue clave tanto en el juicio de Nuremberg como en el de Dachau: el testimonio de un español. En este link se puede ver parte de su declaración y en este otro link se puede leer el contenido completo de la declaración.

Francisco Boix declarando en Nuremberg

Francisco Boix declarando en Dachau

Hace dos días los restos mortales de Francisco Boix fueron trasladados e inhumados en el Cementerio de Pere Lachaise en París, el cementerio dónde Francia entierra a sus héroes. Francisco Boix ya reposa cerca de los memoriales que recuerdan a las víctimas españolas en los campos nazis y a los españoles, también considerados como héroes por Francia, combatientes de la Resistencia francesa que lucharon contra los ocupantes nazis.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en la ceremonia de homenaje al fotógrafo catalán Francisco Boix en el cementerio Père Lachaise de París.
La Alcaldesa de París en el homenaje a Francisco Boix
Mientras el Presidente del Gobierno de España que estaba en París no consideró importante rendir homenaje a un español considerado héroe por los franceses, por los europeos y cuyo testimonio sirvió para sentar las bases de un nuevo orden internacional.

España en todos los aspectos históricos es una anomalía en Europa. Existe un mandato del Congreso de los Diputados que obliga al gobierno de España a honrar a las víctimas del nazismo y a los españoles que sufrieron y murieron en los campos nazis.

Francisco Boix a su llegada a Mauthausen

Es lo habitual que en cualquier país de Europa haya placas, memoriales y monumentos que recuerdan a todos aquellos que lucharon contra el fascismo y el nazismo.

¿Por qué no en España?

¿Por que será que el gobierno de España no honra a los luchadores contra el nazismo y del fascismo?

Documental. Francisco Boix, un fotógrafo en el  infierno.





miércoles, 26 de abril de 2017

Madrid homenajeará a los españoles victimas del nazismo

Hoy el pleno del Ayuntamiento de Madrid con la unanimidad de todos los grupos políticos ha aprobado una iniciativa para recordar a los españoles que fueron víctimas de los campos nazis.

Hubo españoles en la práctica totalidad de los campos nazis. Se estima que de los 10000 españoles únicamente sobrevivieron 8000, siendo Mauthausen (Austria) el campo que albergó el mayor contingente de nuestros compatriotas.

Una pancarta en español da la bienvenida a las tropas norteamericanas al campo nazi de Mauthausen (Austria)
El Ayuntamiento de Madrid, no solo se ha comprometido a estar presente en las ceremonias de recuerdo sino a poner una placa en el campo de Mauthausen en recuerdo los españoles y madrileños asesinados por los nazis, y a inaugurar un monolito que recuerde a todas las victimas en un lugar céntrico de la capital de España.

Memorial de los republicanos españoles en el campo nazi de Mauthausen (Austria)

Es una noticia alegre, pero lamentablemente llega tarde para muchos. Hay que verla como una homologación de la ciudad de Madrid con todas las capitales europeas que recuerdan a sus vecinos victimas del nazismo.  Simplemente es cumplir un deber moral y ponerse a la altura del resto de países.

Ojalá el consenso y acuerdo unánime de todos los grupos políticos fuera lo habitual en temas de memoria que no admiten discusión.

Hoy los políticos han cumplido con su obligación para con las victimas y sus familiares y amigos.


Se reproduce a continuación el texto de la proposición que ha sido aprobada de forma unánime por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid.

Este año se cumplen 72 años de la liberación de los campos nazis. Poco a poco, las voces de las víctimas se están apagando. Esta realidad debe comportar una renovación responsable y comprometida de su mensaje, expresada en los juramentos hechos en los diversos campos después de la liberación, bajo el lema del Nunca Más. En estos momentos, debemos recordar que fueron aproximadamente 10.000 las personas de nuestro país deportadas a dichos campos, además de los que participaron en la Resistencia francesa, muchos de los cuales fueron encarcelados y asesinados. Pero también es indispensable recordar que más allá de las víctimas directas, sus familias y su entorno también sufrieron las consecuencias y que todas ellas fueron personas vinculadas a la historia del país, con trayectorias personales, políticas y sindicales diversas. Las secuelas del exilio, la persecución y la deportación no sólo afectaron a toda una generación, por el vacío cultural, político y sindical que dejó, sino que significaron una pérdida irremediable para las generaciones posteriores. Las víctimas de los campos nazis no lo fueron por azar, sino como resultado de su posición en defensa de la República, derrotada por las armas fascistas, y que los abocó al exilio. Fueron enemigos de Franco y enemigos de Hitler y por esta condición acabaron siendo deportados a los campos del Reich. Su deportación no hubiera sido posible sin el abandono del régimen colaboracionista de Vichy y sin la aquiescencia, por parte de la Dictadura franquista, para que estos prisioneros de guerra fueran puestos en manos de la Gestapo y calificados como apátridas. Además, la culpabilidad de la Dictadura franquista se extendió a lo largo de 40 años, al mantener la estigmatización de los vencidos en la guerra y sus familias, al negar los derechos morales y materiales a los antiguos deportados y a sus familias y al impedirles constituir una asociación para su amparo, en contraste con lo que sucedía en la mayoría de los países de Europa. Actualmente, quedan pendientes deberes con la historia y la memoria, dado que existe todavía un desconocimiento del alcance de la deportación republicana, incluso ignorada por los mismos familiares, y una falta de integración de su trayectoria con la historia de España y Europa, como resistentes a la ocupación nazi en Francia y también como luchadores antifranquistas. De la misma manera que hicieron los deportados y deportadas supervivientes a muchos campos, con el juramento del Nunca Más, que incorporaba el anhelo de libertad, igualdad y justicia social, corresponde, hoy, honrarlos y recordarlos con la renovación de su compromiso.
Está perfectamente documentado el número y la identidad de las personas nacidas en Madrid deportadas en todos los campos de concentración nazis: 442.

Por todo ello, el Pleno del Ayuntamiento

ACUERDA:

 1º.- Expresar el reconocimiento y homenaje de la Corporación a las víctimas del nazismo que sufrieron el horror de los campos de concentración y, en particular, a los madrileños y madrileñas. Reconocimiento y homenaje extensible a sus familiares.
2º.- Impulsar cuantas acciones y actos se consideren oportunos para promover la memoria de estas víctimas.

En concreto:
2.1.- La colocación de un monolito o escultura en memoria y reconocimiento a los hombres y mujeres de Madrid deportados a los campos de concentración nazis entre 1940-1945.

2.2.- La presencia institucional del Ayuntamiento en los actos internacionales de conmemoración que se celebran en el campo de Mauthausen con ocasión del aniversario de su liberación, colocando una placa que deje constancia del reconocimiento de la ciudad de Madrid.




domingo, 23 de abril de 2017

Cáscaras vacias. Una obra de teatro sobre el asesinato de personas con discapacidades en la Alemania Nazi

En muchas ocasiones en este blog hemos hablado de la Operación T4 o T4 Aktion.

Se trató del asesinato medicamente supervisado y orquestado por el gobierno nazi de personas con discapacidades en Alemania y Austria.

Un total de 70273 personas fueron asesinadas en el nombre del ideal de la raza aria y para que no supusieran una carga económica al estado. Las llamaban "vidas indignas de ser vividas", "cáscaras vacías" o "vidas sin esperanza".

Tras su identificación y por orden del Estado estas personas fueron trasladadas a seis centros de exterminio camuflados como hospitales, donde fueron exterminados en cámaras de gas utilizando monóxido de carbono. Sus órganos fueron utilizados para investigaciones médicas.

Cámara de gas de Hartheim
Castillo de Hartheim

Muchos de los médicos expertos en esta función fueron posteriormente llevados a los campos de la muerte de la Polonica ocupada por los nazis para implementar la así llamada "Solución Final al Problema Judío". Es verdaderamente trágico que el primer comandante del campo de Treblinka fuera un médico, Dr. Irmfried Eberl, quién ya había demostrado su pericia asesinando personas en el centro de exterminio de la T4, ubicado en Brandenburg an der Havel (Alemania).

Auschwitz comenzó en las cámaras de gas de los seis centros de exterminio: Bernburg, Brandenburg, Hartheim, Pirna-Sonnenstein, Graefeneck y Hadamar.

Es un tema muy poco conocido, pero hay personas y grupos que luchan por dar a conocer este asesinato.

Las directoras Magda Labarga y Laila Ripoll han dirigido y llevado a cabo una obra titulada "Cáscaras vacías" que cuenta la historia de "seis vidas indignas de ser vividas". La particularidad y fuerza de esta obra de teatro es que los protagonistas tienen algún tipo de discapacidad.

Resultado de imagen de cascaras vacias

Todos en algún momento tenemos o tendremos alguna minusvalía o discapacidad y podremos ser molestos o caros, pero nunca nadie se puede irrogar el derecho de decidir sobre nuestras vidas. Ese derecho siempre será de cada persona y hay que respetarle sea éste del sentido que sea.

Resultado de imagen de cascaras vacias

La Operación T4, no fue una acción de Eutanasia, ya que ésta cuando se lleva a cabo siempre tiene en cuenta los deseos de la persona. No nos confundamos, la Operación T4 fue un asesinato patrocinado y dirigido por un estado que decidió sobre la vida de otras personas sin tener en cuenta sus deseos, intenciones u opiniones.

Para los interesados en conocer como actores con algún tipo de discapacidad ponen voz e imagen a aquellos que ya no pueden hablar recomendamos consultar futuras programaciones aqui.





No sólo estas dos directoras han abordado el tema del asesinato de las personas con discapacidades. Hace años el director Nabil Shaban se atrevió con este tema y también algunos de los actores eran personas con discapacidad. El título de su obra no admite ninguna duda: The first to go (Los primeros en irse)

Resultado de imagen de nabil shaban
Nabil Shaban

Resultado de imagen de nabil shaban the first to go




Un último apunte, en la cámara de gas de Hartheim, fueron también asesinados 460 republicanos españoles, entre ellos 21 madrileños. Todos procedían del cercano campo de Mauthausen dónde fueron deportados por los nazis con la complicidad y aquiescencia del gobierno francés colaboracionista y de las autoridades franquistas. Hambre, frío, trabajos forzados y enfermedades les llevaron a una situación en la que  no eran útiles para los nazis. También para los nazis y todos sus colaboradores los españoles también eran "vidas indignas de ser vividas"

video






domingo, 8 de enero de 2017

Madrileños asesinados por los nazis en el castillo de Hartheim (Austria)

Como hemos comentado varias veces en este blog, el nazismo con la colaboración entusiasta de algunos médicos y enfermeras llevó a cabo el asesinato planificado de las personas con discapacidades de Alemania y Austria.

Entre 1939 y 1941 se asesinaron a 70273 personas en cámaras de gas camufladas como duchas y ubicadas en seis centros de exterminio, también camuflados como hospitales.

Hartheim en Austria, fue uno de ellos. Entre los casi 20000 asesinados allí había 433 españoles procedentes del cercano campo nazi de Mauthausen y de ellos 21 eran madrileños.



Los médicos nazis visitaban los campos de concentración y seleccionaban a los prisioneros que estaban en peor estado merced al frío, hambre, enfermedad, y los enviaban a los centros de exterminio dónde corrían la misma suerte que las personas discapacitadas.



Esto fue el prólogo y el ensayo del asesinato masivo de los judíos de Europa en los campos de la muerte de la Polonia ocupada por los nazis.

Ahora que se oye la posibilidad de colocar placas en las calles de Madrid que recuerden el lugar dónde vivieron las victimas madrileñas del nazismo, hay que recordar que algunos de nuestros vecinos murieron en cámaras de gas y que compartieron su triste final con los discapacitados alemanes y austriacos. Esta circunstancia ha de constar en las Stolpersteine. Es algo más que une a los madrileños con todas las víctimas del Holocausto.

Para los nazis todos eran "cosas sin valor". No permitamos que sus nombres caigan en el olvido.

Esta es la relación de los madrileños asesinados en Hartheim. La fuente es la web en recuerdo de, y el archivo del Ministerio de Cultura sobre los deportados republicanos españoles a los campos nazis.

Asiain Martín, Luis
Bertol García, Miguel
Boluda Ferrero, Francisco
Camons Portilla, Eduardo
Castañeda del Pozo, Manuel
Diaz Clemente, Pedro
Díaz Hernández, Bautista
Femenia Márquez, Miguel
Garnacho Vega, Antonio
González García, Valentín
Hernández Lanzadera, Francisco
Hidalgo Cerrillo, Julio
Humera López, Fernando
Luna Núñez, Emilio
Martínez Barona, Enrique
Pérez Gómez, Fernando
Pérez Iglesias, Antonio
Salvadores Verdasco, Manuel
San José Martín, Angel
Silva Suárez, José
Tornero Castaño, Teodoro.


martes, 3 de enero de 2017

Stolpersteine ¿en Madrid?

Hoy aparece en la prensa una noticia que habla acerca de la posibilidad de la instalación masiva en Madrid de Stolpersteine.

Las Stolpersteine, piedras que hacen tropezar, recuerdan a todas las víctimas del nazismo. Se colocan en la puerta del lugar donde vivían esas personas. Es una forma de recordar y de poner nombre a las cifras, a las estadísticas.



Son unos pequeños adoquines, que quieren hacer llamar la atención a los viandantes para que recuerden a aquella persona que fue víctima del nazismo.

Con esta iniciativa se recuerda a todos los perseguidos y asesinados por ese régimen criminal: opositores politicos, homosexuales, gitanos, judíos, discapacitados, resistentes y deportados.

Entre los 550 madrileños deportados a los campos nazis, hubo 21 que fueron asesinados en la cámara de gas del castillo de Hartheim, lugar dónde se exterminaba a las personas con discapacidades físicas y psíiquicas. No sólo se asesinó a los discapacitados sino a los prisioneros de los cercanos campos nazis que ya no estaban en condiciones de seguir siendo mano de obra esclava. Este sistema criminal de selección, traslado, y asesinato fue el preludio de los crímenes llevados a cabo de los campos de exterminio en la Polonia ocupada por los nazis (Auschwitz, Treblinka, Sobibor, Majdanek) y los médicos nazis eran quienes controlaban todas las fases del crimen.






Otra conexión más con nuestro pasado como europeos, madrileños y con todas las víctimas del nazismo.

España si quiere dejar de ser una anomalía histórica en el recuerdo de las víctimas del nazismo y del Holocausto debe incorporarse plenamente a esta iniciativa europea.

España ha de elaborar de una vez por todas un "discurso de Estado" en relación con el nazismo y el Holocausto.

Las instituciones que vayan a implicarse en esta ardua tarea y las que vayan a trabajar en la colocación de las Stolpersteine han de hacerlo con respeto, con tranquilidad, contando con los familiares, y las asociaciones que llevan trabajando en estos temas desde siempre, caso de la Amical de Mauthausen.

Y sobre todo han de hacerlo con pedagogía, explicando una y otra vez los hechos, recordando hasta la extenuación que hubo españoles deportados en la práctica totalidad de los campos nazis, que sufrieron hambre, trabajo forzado, enfermedades, castigos, experimentos médicos y que muchos fueron asesinados.

Ha de ser una ocasión, si se hacen bien las cosas, de normalizarnos con otros países europeos, de poner cara a la Historia, de recordar que los españoles también fueron víctimas del nazismo, de dejarse de discursos románticos y de empezar  a llamar a las cosas por su nombre.

Ya no serán sólo los Rotspanier (rojos españoles) serán Hijos de España, como fueron llamados por el Rey de España.

Esperamos también que nadie se escandalice por querer recordar a los asesinados por los nazis. En Europa es un discurso común homenajear a todas las víctimas de los crimenes nazis y nadie lo discute.

¿Seguirá siendo España una anomalía europea?


Ciertamente no hay que abrir heridas, pero antes hay que intentar por todos los medios, cerrar todas las que sigan abiertas.